Publicado: 14 de Diciembre de 2016

"AHORRAMOS UN 70% EN LA FACTURA DE LA LUZ"

La Casa Pasiva o Passivhaus es un estándar de construcción que surge en Alemania a principios de los años 90. Su secreto consiste en combinar un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo, casi nulo, y a un precio muy asequible que permite amortizar la diferencia de inversión con respecto a un edificio normal en un plazo muy corto de tiempo. 

Los edificios pasivos utilizan recursos de la arquitectura bioclimática combinada con una gran eficiencia energética. Minimizando el uso de sistemas convencionales de calefacción y refrigeración, son edificios pensados para aprovechar al máximo la luz y la radiación solar, con un altísimo aislamiento y una renovación del aire a través de un sistema de ventilación con un recuperador de calor.

Se trata de un concepto energético aplicable a cualquier tipo de diseño arquitectónico y cualquier sistema constructivo. La empresa constructora Emmepolis Novecento te explica las 10 claves en las que se basa el estándar Passivhaus: